El regalo de un mal jefe

 

empleabilidad-empleo-desarrollo-jefe-mentorLa frase parece incongruente por “regalo” y “mal jefe” pero ahí está el problema, que sólo asociamos lo positivo con la inmediatez de lo bueno y no con la sabiduría del tiempo.

Es cierto que los buenos jefes son mentores y con ellos se aprende mucho, facilitan nuestro desarrollo, apoyan nuestra autonomía, proyectan nuestro crecimiento profesional, nos preparan para nuevos retos,…. ¡Qué maravilla un buen jefe!. Pero si aceptamos que tenemos un mal jefe podremos pasar del negativo “mal” al positivo “reto” y podemos empezar a disfrutar o a volver a disfrutar, porque esa aceptación nos lleva al cambio, al autodesarrollo, porque las dificultades nos llevan a crecer, a aprender, a ser más fuertes.

Y por ende, nosotros también podemos ayudarle a él, para que sea mejor jefe ¿Tú has tenido algún mal jefe? ¿Qué sacaste de positivo?

3 comentarios en “El regalo de un mal jefe

  1. Ana Luisa

    Efectivamente: padezco un mal jefe.
    En mi caso me he tomado como un reto personal mejorar en mi trabajo y en mi productividad. Me siento más satisfecha conmigo misma, aunque a veces se agradecerían unas palabras de reconocimiento.

    Me gusta

    1. Victoria

      Ana Luisa, gracias por compartirlo.
      Las dificultades son una oportunidad para crecer, ¡enhorabuena¡ por tu actitud, la tolerancia a la frustración es una capacidad importante. En situaciones similares la recompensa la experimentamos a medio largo plazo.

      Me gusta

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s