El regalo de un mal jefe

 

empleabilidad-empleo-desarrollo-jefe-mentorLa frase parece incongruente por “regalo” y “mal jefe” pero ahí está el problema, que sólo asociamos lo positivo con la inmediatez de lo bueno y no con la sabiduría del tiempo.

Es cierto que los buenos jefes son mentores y con ellos se aprende mucho, facilitan nuestro desarrollo, apoyan nuestra autonomía, proyectan nuestro crecimiento profesional, nos preparan para nuevos retos,…. ¡Qué maravilla un buen jefe!. Pero si aceptamos que tenemos un mal jefe podremos pasar del negativo “mal” al positivo “reto” y podemos empezar a disfrutar o a volver a disfrutar, porque esa aceptación nos lleva al cambio, al autodesarrollo, porque las dificultades nos llevan a crecer, a aprender, a ser más fuertes.

Y por ende, nosotros también podemos ayudarle a él, para que sea mejor jefe ¿Tú has tenido algún mal jefe? ¿Qué sacaste de positivo?

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.